La ética del hacker y el espíritu de la era de la información (2022)


Conclusión » Capítulo 7. Descanso » Más allá del viernes y el domingo

Página 12 de 18

Conclusión

Capítulo 7. Descanso

Los siete valores de la ética hacker

Hemos visto cómo los siete valores dominantes de la sociedad red y de la ética protestante son el dinero, el trabajo, la optimización, la flexibilidad, la estabilidad, la determinación y la contabilidad de resultados. Ahora podemos resumir los siete valores de la ética hacker que han desempeñado un papel significativo en la formación de nuestra nueva sociedad y que representan un desafiante espíritu alternativo del informacionalismo.

Una vez más conviene recordar que sólo unos pocos hackers informáticos comparten esos valores en su integridad, aunque deben ser considerados colectivamente en razón de su interrelación lógica y social.

Cada uno de los capítulos anteriores se ha centrado en uno de estos valores. El primer valor orientador en la vida del hacker es la pasión, es decir, una búsqueda intrínsecamente interesante que le llena de energía y cuya realización le colma de gozo. En el segundo capítulo hablamos de libertad. Los hackers no organizan sus vidas en términos de una jornada laboral rutinaria y optimizada de forma constante, sino como un flujo dinámico entre el trabajo creativo y las otras pasiones de la vida, con un ritmo en el que hay espacio para el juego. La ética hacker del trabajo consiste en fusionar pasión y libertad. Esta parte de la ética hacker ha sido la que ha ejercido una influencia más amplia.

En la ética hacker del dinero, abordada en el tercer y cuarto capítulos, el elemento más llamativo es que muchos hackers siguen aún el hackerismo originario al no considerar el dinero un valor en sí mismo y al motivar su actividad en función de metas como el valor social y la accesibilidad. Estos hackers quieren realizar su pasión junto a los demás y crear algo que tenga valor para la comunidad y merecer por ello el reconocimiento de sus iguales. Además, permiten que los resultados de su creatividad sean utilizados, desarrollados y puestos a prueba por cualquiera, de modo que todos puedan aprender unos de otros. Aun cuando buena parte del desarrollo tecnológico de nuestra era de la información ha sido llevado a cabo en el interior del capitalismo tradicional y de proyectos gubernamentales, una parte muy significativa de estos avances, incluyendo los símbolos de nuestra época —Internet y el ordenador personal—, no hubiera llegado a existir sin los hackers que cedieron sus creaciones a otros.

Tal como hemos visto, el tercer aspecto esencial de la ética hacker es su actitud en relación a las redes, o la nética, definida por los valores de la actividad y la preocupación responsable. En este contexto, actividad implica una completa libertad de expresión en la acción, privacidad para proteger la creación de un estilo de vida individual, y rechazo de la receptividad pasiva en favor del ejercicio activo de las propias pasiones. Preocupación responsable significa aquí ocuparse de los demás como fin en sí mismo, con el deseo de eliminar de la sociedad red la mentalidad de supervivencia que, con pródiga facilidad, acostumbra a derivarse de su lógica. Esto incluye la meta de lograr que todos participen en la red y se beneficien de ella, así como ayudar de forma directa a quienes han quedado abandonados en los márgenes de la supervivencia. Se trata de desafíos muy abiertos, y queda por ver si los hackers podrán ejercer en estos ámbitos la misma influencia que en los dos planos anteriores.

El hacker que vive según esta ética a estos tres niveles —trabajo, dinero, nética— consigue el más alto respeto por parte de la comunidad. Y se convierte en un héroe genuino cuando consigue honrar el séptimo y último valor. Este valor ha venido recorriendo todo el libro y, ahora, en el capítulo séptimo, puede ser explicitado: se trata de la creatividad, la asombrosa superación individual y la donación al mundo de una aportación genuinamente nueva y valiosa.

En su manifiesto «Deux ex machina, or The True Computerist», Tom Pittman, del Homebrew Cumputer Club, expresaba la importancia de la creatividad al describir la sensación que acompaña a la genuina «piratería» informática: «En ese instante, como cristiano pude sentir en cierto grado la satisfacción que Dios debió de sentir al crear el mundo».[197]

En esta actitud hacia la creatividad, la ética hacker difiere tanto de las versiones protestante como preprotestante. El hiperbólico símil de Pittman nos permite concluir el curioso arco de este libro tomándonos la libertad de colocar estas tres éticas en el interior del mismo paisaje metafórico, el Génesis, con el cual se empezó a hablar de la ética hacker en el capítulo primero. Casi huelga decir que este enfoque va más allá de lo que la mayoría de los hackers informáticos quisieran, pero, en el capítulo conclusivo de un libro que versa sobre cuestiones básicas de nuestra filosofía de la vida, esta dimensión mítica no deja de ser apropiada.

El Génesis protestante

El Génesis es un mito fértil, y constituye un punto de referencia inevitable siempre que se plantean las preguntas trascendentales acerca del significado del ser humano. En el primer capítulo vimos qué importante espejo ha sido, históricamente, para la descripción de nuestra ética del trabajo. De forma similar, nuestros conceptos de la creación y la creatividad a lo largo de las épocas y las edades se han ido reflejando en él.

En la época preprotestante, san Agustín se preocupó de la cuestión de por qué Dios creó el mundo precisamente en el momento en el que lo hizo.[198] En el siglo XVIII, el teólogo protestante Lightfoot se vanagloriaba de haber calculado con exactitud el momento preciso del acontecimiento. Basándose en la Biblia, llegó a la conclusión de que el mundo fue creado el viernes 23 de octubre del año 4004 a.C. a las nueve de la mañana. Sin duda, era muy adecuado para la ética protestante que la creación se hubiera llevado a cabo un viernes: el mundo fue creado al principio de la jornada laboral porque estaba destinado al trabajo.

Al considerar el trabajo un valor intrínseco, la ética protestante supone implícitamente que el estado de ociosidad perdido por la humanidad en su caída no constituyó al fin y al cabo una pérdida. En el siglo XVII, Milton, en su poema épico Paraíso perdido, se pregunta por qué Dios plantó un árbol prohibido en medio del Paraíso si los seres humanos no debían comer sus frutos.[199] La respuesta de la ética protestante es que se esperaba que los seres humanos comieran de aquel fruto, y por tanto el trabajo, el sudor de su frente, constituía su sino verdadero y futuro.

En la evolución de la ética protestante, el Paraíso puede incluso llegar a considerarse la lección con la que se mostró a Adán y a Eva lo indeseable de la ociosidad. Cuando un ser humano está ocioso, encuentra una actividad sucedánea —comer— y luego acusa a otra persona de sus consecuencias perjudiciales. Una vida en la que uno es el responsable único de sus actos es de todas la más difícil. El trabajo es una respuesta: el significado de la vida es utilizar el soldador, llevar los libros de contabilidad o ser un directivo o cualquier otra ocupación. Con la ayuda del trabajo, la identidad de una persona pasa a definirse prácticamente. Al trabajar, nadie tiene ya que levantarse preocupado por cómo vivir cada día.

En un mundo gobernado por la ética protestante, trabajamos porque no sabemos qué otra cosa hacer con nuestras vidas, al igual que vivimos porque no sabemos qué otra cosa podríamos hacer. Trabajamos para vivir… una vida que consiste en trabajar. Dicho con otras palabras, trabajamos para trabajar y vivimos para vivir. Ojalá Wilhelm Schneider se equivocara cuando afirmó que incluso en la futura vida celestial ¡necesitaríamos trabajar para que la eternidad no se hiciera tan larga[200]!

La creatividad no destaca de forma particular en la ética protestante, cuyas creaciones típicas son el funcionario y la empresa de estilo monástico. Ninguna de ellas estimula al individuo para que se dedique a la actividad creativa.

La anticreatividad de estas instituciones puede indicarse mediante un juego especulativo: ¿cómo procederían a la creación del mundo? Un Génesis funcional, con su sinfín de reuniones y de propuestas preliminares, se asemejaría a esto:

ACTA DE LA REUNIÓN INAUGURAL DE LA COMISIÓN ENCARGADA DE TRATAR EL TEMA DE LA CREACIÓN DEL MUNDO

Fecha; 23 de octubre de 5004 a.C. 9 horas Lugar: el Cielo, Esfera 9

Presentes:

Dios (presidente)

Arcángel Miguel Arcángel Rafael Arcángel Gabriel (secretario)

Ausentes:

Lucifer

Inicio de la reunión

Dios abrió la reunión y dio la bienvenida a los participantes a las 9 horas de la mañana.

Aprobación del orden del día propuesto

El orden propuesto fue aprobado como orden del día de esta reunión.

La creación del mundo

Un vivo debate siguió a la idea de la presidencia de crear un mundo. Se decidió constituir una comisión para tratar el tema de la creación, encargándole la tarea de preparar una estrategia de creación del mundo desarrollada a partir de esta idea inicial. La estrategia se centra en el mundo y cómo deben ser todas y cada una de las cosas.

Asuntos diversos

Se decidió cambiar las galletas por donuts en el café, y abrir concurso para elegir al mejor postor.

Próxima reunión

La próxima reunión se celebrará en el fin del mundo.

Final de la reunión

La presidencia cerró la reunión a las 12 horas del mediodía.

Firmado, Arcángel Gabriel, secretario

ESTRATEGIA PARA LA CREACIÓN DEL MUNDO: SINOPSIS

El lector tiene ante sí la sinopsis de la estrategia para la creación del mundo. Las justificaciones más extensas de esta estrategia se han publicado por separado en una serie de informes elaborados por la Fundación de Investigación Divina, en los cuales se incluyen las opiniones cualificadas de los ángeles expertos participantes en el proceso de formulación de esta estrategia.

La estrategia empieza con el reconocimiento de que el mundo debe ser creado sobre la base del contenido y no de la tecnología. A largo plazo, una infraestructura sólo técnica, como la tierra, la luz y la bóveda celeste, no sería suficiente. Se precisa habilidad en la creación de contenidos. En consecuencia, la vida se desarrollará, como el contenido de la vida, por medio de seis proyectos de vanguardia.

VISIÓN DEL MUNDO

Hay vida en el mundo, cuya tarea es traer vida al mundo.

ACCIONES QUE DEBERÍAN EMPRENDERSE

La creación avanzará por medio de estos seis grandes proyectos de vanguardia:

Creación del cielo y la tierra

Creación de la luz

Creación de los cielos

Creación de las plantas

Creación de los animales

Creación de los seres humanos

El plan de acción de la comisión encargada de la estrategia es que, en la siguiente fase, se establezcan grupos de trabajo para cada uno de estos proyectos de vanguardia.

En la versión empresarial, la Biblia empezaría con un contrato, en el cual la creación se mencionaría sólo como una presentación de los pactos en relación a qué recibe cada una de las partes:

CONTRATO

El creador del mundo (en lo sucesivo, «Dios») y las partes a las que se otorga el derecho al mundo (en lo sucesivo, «seres humanos») convienen en el día de hoy, 27 de febrero de 2347 a.C. tras el diluvio universal, lo siguiente:

PROPÓSITO DEL CONTRATO

Los seres humanos prometen arrepentirse de sus pecados y vivir de una forma más justa. El arrepentimiento y la penitencia deben completarse en el plazo de: la vida de cada ser humano.

Dios garantiza a los seres humanos la gracia, consistente en los dos elementos siguientes:

ausencia de nuevos diluvios

la vida eterna

Dios entregará esta gracia en conformidad a dos plazos, quedando el primero, a saber, la ausencia de nuevos diluvios, garantizado por la firma del presente contrato. El segundo plazo, es decir, la vida eterna, se hará efectivo en el fin del mundo tras la aprobación de las realizaciones de los seres humanos.

DERECHOS

La distribución y los derechos de uso de las concesiones mencionadas en el punto 2 de este mismo contrato, es decir, el perdón y la vida eterna, quedarán a la entera disposición de Dios, quien se reserva en exclusiva todos los derechos sobre los productos con los nombres Mundo y Vida Eterna.

La protección de la ventaja competitiva: los seres humanos no establecerán otros acuerdos sobre objetivos similares a los expresados en este contrato con ningún tercero que esté en competencia con Dios.

SANCIONES

Si los seres humanos demuestran no ser capaces de cumplir los deberes definidos en este contrato, Dios se reserva el derecho de torturarles tanto como quiera de todos los modos imaginables y por toda la eternidad. Por su parte, a los seres humanos no les ha sido reconocido el derecho de sanción de la otra parte contratante.

RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS CONTRACTUALES

Para cualquier conflicto que pueda originarse del incumplimiento de este contrato, las partes se comprometen a acudir y someterse a lo que dicte el Tribunal de Justicia de la jurisdicción de Helsinki.

27.2.2347 a.C.

Firmado:

Dios

Noé

en representación de los seres humanos Testigos:

Sem

Cam

En el modelo hacker, el individuo simplemente empieza creando, sin sujetarse a formalidades burocráticas, y lega su creación a otros directamente sin que medie papeleo legal alguno.

El Génesis preprotestante

La visión preprotestante de la creación difiere también de la visión de la ética protestante. Según los Padres de la Iglesia anteriores a la Reforma protestante, Dios no creó en viernes, sino que el mundo paradisíaco donde los seres humanos no tenían que hacer nada fue creado, con bastante lógica, en domingo, día en que también Jesucristo ascendió a los Cielos para descansar. En el siglo II, en su Apología del cristianismo, uno de los Padres de la Iglesia, Justino Mártir, elogia el domingo por estas dos razones:

El domingo es el día en el que todos nos reunimos en asamblea, porque es el primer día en el que Dios, habiendo obrado un cambio en la oscuridad y la materia, creó el mundo; y Jesucristo, nuestro salvador, resucitó el mismo día de entre los muertos.

La ética protestante celebra el viernes; la preprotestante santifica el domingo. Esta diferencia de evaluación se expresa asimismo en el hecho de considerar el domingo el primer día de la semana en la era anterior al protestantismo, mientras que hoy en día se le suele considerar el último día de la semana.

Mientras que la ética protestante se halla centrada en el trabajo, podría decirse que la ética preprotestante se halla centrada en el tiempo libre. Sin embargo, este ocio-centrismo no alienta la creatividad más de lo que la impulsa el trabajo-centrismo, ya que el ocio es definido negativamente como no-trabajo y no a partir de algún uso positivo. El efecto de esta actitud puede apreciarse en la relativa ausencia de creatividad durante el primer milenio y medio después de Jesucristo, sobre todo en el campo de la ciencia. Como era esperable, la cuestión que más atrajo a los Padres de la Iglesia preprotestante, siguiendo el ejemplo de san Agustín, fue la de por qué creó Dios el mundo. Desde su punto de vista, se planteaba en ello un verdadero problema: lógicamente, el Dios preprotestante hubiera valorado tanto el tiempo libre que no se hubiera preocupado en crear nada.

Más allá del viernes y el domingo

A lo largo de estas páginas hemos utilizado la metáfora de que los hackers han defendido el domingo frente al viernes, aunque esta afirmación siempre ha sido matizada. Un examen de las éticas protestante y preprotestante en cuanto a la creación clarifica la importancia de estas matizaciones y muestra lo mucho que, al fin y al cabo, difiere la ética hacker tanto del espíritu del viernes como del domingo.

Desde el punto de vista del hacker, el ocio-centrismo puede ser tan indeseable como el trabajo-centrismo. Los hackers quieren hacer algo significativo, quieren crear. Si bien evitan el trabajo que no deja espacio para la creatividad, también consideran el puro ocio insuficiente como estado ideal. Un domingo dedicado al ocio más apático puede ser tan insufrible como un viernes. La idea misma del Cielo considerado una suerte de eterno domingo en el anterior sentido ha llevado a muchos ateos a convenir con Maquiavelo que preferían ir al infierno (a menudo pensando en la antesala del Infierno de Dante, en la cual los más destacados filósofos y científicos de la Antigüedad continúan dedicados a sus investigaciones creativas).[201]

Los hackers no consideran que el tiempo libre sea automáticamente más importante que el tiempo de trabajo. La conveniencia de ambos depende de cómo sean llevados a cabo. Desde el punto de vista de una vida llena de sentido, la dualidad trabajo/ocio debe ser abandonada por completo. Mientras vivimos nuestro ocio o trabajo, ni tan sólo estamos viviendo de forma auténtica. El sentido no se puede encontrar en el trabajo o el ocio, sino que tiene que surgir de la naturaleza misma de la actividad. De la pasión. Del valor social. De la creatividad.

El enfoque del Génesis por parte de Pittman refleja esto con brillantez. Siguiendo su razonamiento, podemos decir que la respuesta hacker a la pregunta agustiniana es que Dios, como ser perfecto, no necesitaba hacer nada en absoluto, pero quería crear. En la actitud hacker, la creatividad es un valor intrínseco. Se puede leer el inicio del Génesis, no como una descripción de la creación del mundo, sino de forma menos grandilocuente, como la experiencia del acto creativo:

Y la tierra estaba confusa y vacía, y las tinieblas cubrían la faz del abismo, pero el espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de las aguas. Y Dios dijo, «Haya luz», y hubo luz. Y vio Dios ser buena la luz, y la separó de las tinieblas.[202]

En el Génesis, al llegar el momento de la idea creativa, las tiniebtas se cambian en luz, y Dios se exclama como cualquier otro artista lo haría: «¡Sí, ya está!». Pero él no es cualquiera, él es Él. Se siente orgulloso por un momento: «Bueno, parece que se me da bastanke bien».

El Génesis se puede considerar un relato sobre la actividad que tiene lugar por el propio placer de la creatividad. En él, el talento se utiliza de forma imaginativa. Refleja el goce que se siente cuando uno llega a sorprenderse y superarse. Cada día llega Dios con una idea aún más extraordinaria: ¿y si creáramos mas criaturas bípedas sin pelaje…? Y le entusiasma tanto la creación de un mundo para otros, que está dispuesto a permanecer despierto seis noches seguidas y descansar sólo al séptimo día.

Por la relevancia otorgada a la creatividad, la ética hacker debe considerarse, en definitiva, distinta tanto de la ética protestante como de la preprotestante. Según la ética hacker, el significado de la vida no es el viernes, pero tampoco es el domingo. Los hackers se sitúan entre la cultura del viernes y la del domingo, y de este modo representan un espíritu genuinamente nuevo, cuya importancia sólo hemos empezado a comprender.

Ir a la siguiente página

You might also like

Latest Posts

Article information

Author: Mrs. Angelic Larkin

Last Updated: 09/21/2022

Views: 6053

Rating: 4.7 / 5 (47 voted)

Reviews: 94% of readers found this page helpful

Author information

Name: Mrs. Angelic Larkin

Birthday: 1992-06-28

Address: Apt. 413 8275 Mueller Overpass, South Magnolia, IA 99527-6023

Phone: +6824704719725

Job: District Real-Estate Facilitator

Hobby: Letterboxing, Vacation, Poi, Homebrewing, Mountain biking, Slacklining, Cabaret

Introduction: My name is Mrs. Angelic Larkin, I am a cute, charming, funny, determined, inexpensive, joyous, cheerful person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.